• 04 Nov - 07 Nov

REGISTRATE   PARA PARTICIPAR DEL FORO DE ODONTOLOGIA ONLINE

EL PROPÓSITO DE ESTE TRABAJO ES PROPORCIONAR AL PROFESIONAL Y/O ESTUDIANTE INTERESADO EN EL TEMA, DATOS CIENTÍFICOS ACTUALIZADOS SOBRE LAS GLÁNDULAS SALIVALES MENORES DE VON EBNER.

 

Material proporcionado por:

Dra. Adriana Arriaga
Dra. en Cs. Biológicas. Prof. Adjunta Cátedra de Biología Celular y Docente Cátedra de Histología "B", Facultad de Odontología, U.N.C.
email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

María Cecilia Busso
Bióloga. Prof. en Cs. Biológicas. Docente Cátedra de Histología "B", Facultad de Odontología, U.N.C.

Dra. María Elsa Gómez de Ferraris.
Dra. en Odontología. Prof. Titular Cátedra de Histología "B" y Directora Departamento de Biología Bucal, Facultad de Odontología, U.N.C.

Resumen

El propósito de este trabajo es proporcionar al profesional y/o estudiante interesado en el tema, datos científicos actualizados sobre las glándulas salivales menores de von Ebner. Se ha efectuado una revisión de investigaciones propias y de otros autores sobre estas glándulas menores, analizándolas específicamente desde el punto de vista estructural y fisiológico. Se seleccionaron aquellos hallazgos que aportan aspectos nuevos sobre la inervación, características tisulares y mecanismos de acción de sus secreciones, rol en la percepción gustativa e histopatología. Se destaca que las glándulas salivales serosas de von Ebner o linguales posteriores participan activamente en los procesos sensoriales, defensivos y digestivos; juegan un papel relevante en la sensibilidad gustativa y en la manutención del epitelio, especialmente de las papilas caliciformes, ya que vierten sus secreciones en el surco circunvalado de las mismas.

Palabras clave: glándulas salivales menores, glándulas de von Ebner, revisión.

Agradecimientos:

El presente trabajo se desarrolló como parte del Proyecto de Investigación "Histofisiología de las glándulas salivales humanas" aprobado y subsidiado por la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Córdoba, resol. 202/05, cód. 05/J073.

Introducción

Las glándulas salivales menores se encuentran distribuidas en la submucosa de la cavidad bucal y se las denomina de acuerdo a la región en la que se encuentran: labiales, palatinas, linguales, genianas y glosopalatinas (1, 2). Sus secreciones representan poco menos del 10 % del volumen salival total (3), pero tienen gran importancia tanto a nivel local como general, en relación a las funciones defensivas, gustativas y digestivas de la saliva (4).

La mayoría de las glándulas salivales menores tienen una estructura mixta, con franco predominio de los componentes mucosos. La excepción la constituyen las glándulas de von Ebner o linguales posteriores (Figura 1), las únicas serosas puras, cuya estructura se asemeja considerablemente a la glándula parótida (2). Sin embargo, a diferencia de esta última, las unidades secretoras de las glándulas de von Ebner no consisten en verdaderos acinos sino en estructuras tubuloalveolares dilatadas (Figura 2 A).

Además sus células serosas no presentan los pliegues basales característicos y se encuentran recubiertas sólo parcialmente por células mioepiteliales estrelladas (5)(Figura 2 B y C). Hand et al (2) destacan que las glándulas de von Ebner se clasifican como serosas, pese a que secretan numerosas glucoproteínas.

Otros autores (6) demostraron que la presencia de sialomucinas y sulfomucinas se incrementa en las glándulas de von Ebner desde el nacimiento hasta la edad adulta; las secreciones de las células acinares podrían denominarse en consecuencia, de tipo seromucosas.

En cuanto al sistema de conductos, las glándulas salivales menores en general presentan ductos intercalares que se continúan con ductos intralobulares de mayor calibre cuyas células no suelen tener desarrollado el laberinto basal característico de los conductos estriados de las glándulas salivales mayores. A nivel de los conductos excretores, en las glándulas de von Ebner se ha descripto la presencia de células mucosas y células ciliadas entre las típicas células cuboidales, cilíndricas o seudoestratificadas de los mismos (2).

Las glándulas de von Ebner están localizadas entre las fibras de los músculos linguales de la región posterior de la lengua y liberan su secreción en la profundidad de los surcos que rodean las papilas caliciformes y foliadas, ricas en botones gustativos. Debido a ello, se les atribuye en general un papel importante en relación a la percepción gustativa, proceso complejo que involucra moléculas intra y extraepiteliales, así como proteínas transmembranales (7, 8, 9).

Histogénesis

El proceso de histogénesis es común a todas las glándulas salivales y cada una de ellas se origina en un lugar específico de la mucosa del estomodeo. Primeramente se produce un engrosamiento del epitelio en el sitio donde la glándula verterá sus secreciones; de allí se origina un brote epitelial en forma de cordón celular macizo que se invagina en el ectomesénquima subyacente y se ramifica dicotómicamente en su extremo distal. Posteriormente los cordones desarrollan una luz en su interior transformándose en conductos y los extremos distales se diferencian en unidades secretoras (4). Se propone que, debido a su ubicación en la zona lingual posterior, las glándulas de von Ebner son de origen endodérmico (4). Inician su desarrollo entre las ocho y diez semanas de vida intrauterina. Entre las 16 y 20 semanas se observan acinos y conductos en formación cuyas células presentan gránulos PAS+. A las 20 semanas del desarrollo embrionario tanto los acinos como el sistema ductal están estructuralmente diferenciados. Las células acinares serosas a las 32 semanas presentan granulaciones apicales de distinto tamaño y densidad, similares a los observados en glándulas de von Ebner de recién nacidos, donde morfológicamente son basófilos y PAS - (#comizq#10).

Inervación y relación con la percepción gustativa

Las glándulas salivales de von Ebner están controladas, al igual que la parótida, por neuronas parasimpáticas secretomotoras localizadas en el ganglio salival inferior del bulbo raquídeo. Los axones de dichas neuronas forman parte del nervio glosofaríngeo (IX par) y hacen sinapsis en el ganglio intralingual (ganglio de Remak), desde el cual las fibras postsinápticas alcanzan las glándulas de von Ebner (11).

Se ha demostrado que existen diferencias morfológicas entre las neuronas del núcleo salival inferior que inervan a las glándulas de von Ebner y a la parótida, siendo las primeras más pequeñas y con dendritas más cortas y en menor número. Estas diferencias se atribuyen a las distintas funciones de ambas glándulas, dado que la parótida aporta su secreción directamente a la saliva mixta total, mientras que la secreción de las glándulas de von Ebner, por su composición y localización en las proximidades de las papilas caliciformes y foliadas, está relacionada casi con exclusividad a la percepción gustativa (12). La estrecha proximidad del núcleo salival inferior con el núcleo sensorial del tracto solitario (NST), explicaría la rápida conexión que permite que la recepción del impulso sensorial gustativo desencadene el reflejo salival secretorio para limpiar el surco entre las papilas foliadas y caliciformes, evitando así la persistencia de la estimulación gustativa (11).

Si bien la saliva mixta total juega un papel importante en la percepción del gusto (13), la secreción local de saliva de las glándulas de von Ebner tendría especial relevancia, modulando el microambiente del surco circunvalador de las papilas caliciformes y foliadas (13, 14). Su secreción, estimado en 4.5 L/min bajo estimulación y 2.3 L/min sin estimular (15), es rica en proteínas (2.5 mg/mL de saliva) y garantiza la limpieza de dichos surcos, facilitando la renovación y difusión de las partículas sápidas y el contacto de las mismas con los poros gustativos. Algunos autores llegan incluso a postular que las glándulas de von Ebner formarían un complejo anatómico y funcional con las papilas caliciformes, en el cual los corpúsculos gustativos funcionarían como quimiorreceptores regulando la secreción de estas glándulas mediante un mecanismo de retroalimentación (16).

Dado que se ha comprobado que el volumen del componente acinar de las glándulas de von Ebner disminuye significativamente con la edad, se postula que sería uno de los factores responsables de la disminución de la sensibilidad gustativa en edades avanzadas (17).

Lipocalinas y otras proteínas involucradas en la percepción gustativa

La denominada "proteína de las glándulas de von Ebner" es el componente proteico más abundante en la secreción de estas glándulas serosas linguales (15, 18). Esta proteína de 18 kDa, es miembro de la superfamilia de las lipocalinas. Las lipocalinas son proteínas de bajo peso molecular, de estructura estable y compacta, presentes en la mayoría de los fluidos biológicos humanos, donde funcionan como proteínas transportadoras de moléculas hidrofóbicas como feromonas y moléculas odoríferas. La similitud molecular de la proteína de las glándulas de von Ebner con las proteínas ligadoras de retinol y las proteínas ligadoras de olores, sugieren que estaría involucrada en la percepción del gusto (18). Las lipocalinas de las glándulas de von Ebner se colocalizan con lisozima; en este sentido tienen un procesamiento intracelular similar al de las lipocalinas de las glándulas lacrimales, pero diferente al del resto de los fluidos corporales. Se concentran en vesículas secretorias, mostrando un patrón de secreción regulado o discontinuo (19).

Se ha demostrado que la secreción de las glándulas de von Ebner es rica en la enzima anhidrasa carbónica VI o CA VI (20), anteriormente identificada como gustina (21). Las anhidrasas carbónicas constituyen una amplia familia de isoenzimas que catalizan la reacción reversible: H++ HCO3 _______ H2O + CO2 y están involucradas en el balance iónico, hídrico y ácido–base en diferentes tejidos (22).

En las glándulas salivales se han detectado las anhidrasas carbónicas II y VI. La CA VI de las glándulas de von Ebner estaría implicada en la modulación parácrina de la función gustativa y en la protección de las células receptoras del gusto (células sensoriales de los corpúsculos gustativos) de las papilas circunvaladas y foliadas. Se conoce que la exposición prolongada de las células epiteliales a pH bajo las conduce a la apoptosis (23), por ello se postula que la CA VI de la saliva de las glándulas de von Ebner protegería de la apoptosis a las células receptoras del gusto, en su zona de influencia. La protección se realizaría regulando el pH, catalizando la remoción del exceso de protones y acelerando la recuperación de los canales de potasio de dichas células (24, 25). Al respecto, se describió que algunos pacientes con pérdida del gusto tenían una concentración más baja de CA VI salival y mayor cantidad de apoptosis de las células gustativas, con respecto a los controles normales. El tratamiento con zinc provocó la elevación de la concentración de CA VI salival en esos pacientes, logrando la recuperación de la percepción gustativa y de la morfología de las células receptoras del gusto (25). La hipótesis de que la actividad CA de las glándulas de von Ebner contribuye a la función gustativa, se apoya también en el hecho de que los inhibidores de la CA alteran la percepción del agua carbonatada (26, 27). Asimismo, se ha demostrado que la remoción de las glándulas salivales submandibular y sublingual daña las células receptoras del gusto en el dorso de la lengua, pero no las que están localizados en las papilas circunvaladas (receptoras de los corpúsculos gustativos). Basándose en esa evidencia, se propuso que la saliva de la glándula de von Ebner sería una importante fuente de factores de crecimiento para dichas células (28).

Relación con la función digestiva

Las glándulas de von Ebner tienen también participación en la función digestiva. Distintos trabajos (29, 30), demostraron que estas glándulas producen una potente lipasa que es capaz de actuar en el medio gástrico, ya que se vuelve más activa con pH ácido. Esta enzima iniciaría la digestión de los componentes lipídicos de la dieta, hidrolizando los triglicéridos a di y monoglicéridos, glicerol y ácidos grasos. Se confirmó que esta actividad lipolítica se manifiesta ya a las 26 semanas de vida intrauterina(29, 30), lo que concuerda con los resultados de los estudios embriológicos ya citados (10), por lo que tendría un rol valioso en los prematuros, que presentan cierta deficiencia pancreática. El papel de la lipasa de las glándulas de von Ebner sería importante también durante el período postnatal de lactancia para la escisión de la grasa de la leche, pues los lactantes secretan escasa cantidad de pancreolipasa (4, 31)

Función protectora

Además de la función protectora de las células receptoras del gusto, mencionada anteriormente, las glándulas de von Ebner también participan en la defensa de la mucosa frente al ataque de microorganismos a través de la producción local de inmunoglobulina A secretora (IgAs), lisozima y lactoferrina (32).

Histopatología

Debido a la similitud estructural y funcional entre las glándulas salivales parótidas y de von Ebner, distintos investigadores se han abocado a estudiar si estas últimas presentan patrones patológicos similares a los de la glándula mayor. Así por ejemplo, la sialosis, patología glandular no inflamatoria ni neoplásica, frecuentemente determina agrandamiento parotídeo que se corresponde con alteraciones del parénquima y del estroma glandular (33, 34). Uno de los agentes etiológicos más reconocidos de la sialosis es la ingesta crónica de alcohol. Al comparar las modificaciones estructurales provocadas por el alcoholismo crónico en las glándulas serosas parótida y de von Ebner, se observó en esta última la presencia de acinos voluminosos de lumen dilatado con granulaciones secretorias bastante homogéneas, así como hipertrofia e hiperplasia ductal (35), variaciones confirmadas también por estudios morfométricos (36, 37), figura 3 A y B. Otras investigaciones (38) estuvieron orientadas a la identificación y cuantificación de las regiones de organización nucleolar, (implicadas en la actividad transcripcional de los genes ribosomales), en el parénquima de glándulas de von Ebner afectadas por sialosis alcohólica. Este análisis se basó en la afinidad argirófila de las proteínas asociadas a las regiones de ADN de dichos organizadores nucleolares, los que se visualizan con el microscopio óptico, como partículas oscuras o AgNORs. La reducción en el número y tamaño de los AgNORs en la mayoría de las células acinares y ductales, indicaría que se han producido importantes alteraciones en el metabolismo celular de estas glándulas, que afectarían los procesos de síntesis, transporte y secreción salival. Las diferentes alteraciones observadas en las glándulas de von Ebner de alcohólicos crónicos podrían relacionarse con las alteraciones del flujo salival y de la percepción gustativa descripta en estos pacientes (39).

Conclusión:

En base a esta revisión se puede concluir que las glándulas de von Ebner se destacan por sus características estructurales y funcionales que las diferencian de las demás glándulas salivales menores, lo que se corresponde con su particular participación en los procesos sensoriales, defensivos y digestivos. Juegan un papel relevante en la sensibilidad gustativa y en la manutención del epitelio papilar, dada su específica ubicación en el órgano lingual.

FIGURAS

Figura 1: Ubicación de las glándulas de von Ebner en relación a las papilas caliciformes (Tomado de Gómez de Ferraris M. E., Campos Muñoz A.: Histología y Embriología Bucodental,2° ed., Madrid, Ed. Médica Panamericana, 2002).

Figura 2: A) Acinos de glándulas de von Ebner, coloración con H / E, 400 X. B) diagrama de células de un acino seroso. C) Fotomicrografía electrónica de un acino seroso de la glándula de von Ebner, 800X (Cortesía de la Dra. Carmen Carda, Univ. Valencia, España).
Célula mioepitelial. Gránulos de secreción.

Figura 3: A) Glándula de von Ebner de alcohólico crónico: acinos hipertróficos con luz dilatadaMagnificación 260 X; B) Aspecto de acinos y ductos normales. Tinción tricrómica de Masson. Magnificación 250 X

Referencias Bibliográficas

1 - Bermejo Fenoll A.: Medicina Bucal Vol. I: Enfermedades mucocutáneas y de las glándulas salivales, Madrid, Ed. Síntesis, 1998
2 - Hand A. R., Pathmanathan D., Field R. B.: Morphological features of the minor salivary glands. Arch Oral Biol (1999); 44: S3-S10
3 - Dawes C., Wood M.: The contribution of oral minor mucous gland secretions to the volume of whole saliva in man. Arch Oral Biol (1973);18 :337-42
4 - Gómez de Ferraris M. E., Campos Muñoz A.: Histología y Embriología Bucodental, 2° ed., Madrid, Ed. Médica Panamericana, 2002
5 - Riva A., Puxeddu R., Uras L., Loy F., Serreli S., Testa Riva F.: A high resolution sem study of human minor salivary glands. Eur J Morphol (2000); 38(4): 219-26
6 – Samar M. E., de Ferraris M. E., Avila R. E., de Fabro S. P., Gunberg K.: Cytochemical variations of human von Ebner 's glands. Rev Fac Cien Med Univ Nac Córdoba (1991); 49 (1): 7-10
7 - Kinnamon S. C., Dionne V. E., Beam K. G.: Apical localization of K+ channels in taste cells provides the basis for sour taste transduction. Proc Natl Acad Sci USA (1988); 85: 7023-7
8 - Wong G. T., Gannon K. S., Margolskee R. F.: Transduction of bitter and sweet taste by gustducin. Nature (1996); 381: 796-800
9 - Chandrashekar J, Mueller KL, Hoon MA, Adler E, Feng L, Guo W, Zuker CS, Ryba NJ.: T2Rs function as bitter taste receptors. Cell (2000); 100: 703-11
10 – Ferraris M. E., Samar M. E., Avila R., Fabro S. de: Histogenesis of human lingual glands. Structural and cytochemical study. J Dent Res (1987); 66(4):810
11 - Kim M., Chiego D. J., Bradley R. M.: Morphology of parasympathetic neurons innervating rat lingual salivary glands. Auton Neurosci (2004);111(1): 27-36
12 - Fukami H., Bradley R. M.: Biophysical and morphological properties of parasympathetic neurons controlling the parotid and von Ebner salivary glands in rats. J Neurophysiol (2005); 93(2): 678-86
13 - Matsuo R.: Role of saliva in the maintenance of taste sensitivity. Crit Rev Oral Biol Med (2000); 11 (2): 216-29
14 - Gurkan S., Bradley R. M.: Secretions of von Ebner's glands influence responses from taste buds in rat circumvallate papilla. Chem Senses (1988); 13: 655-61
15 - Spielman A. I., D'Abundo S., Field R. B, Schmale H.: Protein analysis of human von Ebner saliva and a method for its collection from the foliate papillae. J Dent Res (1993); 72(9): 1331-5
16 - Sbarbati A., Crescimanno C., Osculati F.: The anatomy and functional role of the circumvallate papilla/von Ebner gland complex. Medical Hypotheses (1999); 53(1): 40-44
17 – Hiroshimaya T.: Three-dimensional analysis of human Ebner's gland. Nippon Jibiinkoka Gakkai Kaiho (2002); 105(3): 240-8
18 - Blaker M., Kock K., Ahlers C., Buck F., Schmale H.: Molecular cloning of human von Ebner's gland protein, a member of the lipocalin superfamily highly expressed in lingual salivary glands. Biochim Biophys Acta (1993); 1172(1-2): 131-7.
19 - Glasgow B. J.: Tissue expression of lipocalins in human lacrimal and von Ebner's glands: colocalization with lysozyme. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol (1995); 233(8): 513-22.
20 - Leinonen J., Parkkila S., Kaunisto K., Koivunen P., Rajaniemi H.: Secretion of carbonic anhydrase isoenzyme VI (CA VI) from human and rat lingual serous von Ebner's glands. J. Histochem. Cytochem. (2001); 49 (5): 657-62.
21 - Thatcher B. J., Doherty A. E., Orvisky E., Martin B. M., Henkin R. I..: Gustin from human parotid saliva is carbonic anhydrase VI. Biochem Biophys Res Commun (1998); 250: 635-641.
22 - Sly W. S., Hu P. Y.: Human carbonic anhydrases and carbonic anhydrase deficiencies (review). Annu Rev Biochem (1995); 64: 375-401.
23 - Hamilton S. R., Farber J. L., Rubin E.: The gastrointestinal tract. In Rubin E, Farber JL eds. Pathology. 3rd ed. Philadelphia, Lippincot–Raven (1998); 676–93.
24 - Henkin R. I., Martin B. M., Agarwal R. P.: Decreased parotid saliva gustin/carbonic anhydrase VI secretion: an enzyme disorder manifested by gustatory and olfactory dysfunction. Am J Med Sci (1999a); 318: 380-91.

25 - Henkin R. I., Martin B. M., Agarwal R. P.: Efficacy of exogenous oral zinc in treatment of patients with carbonic anhydrase VI deficiency. Am J Med Sci (1999b); 318: 392-405.
26 - Graber M., Kelleher S.: Side effects of acetazolamide: the champagne blues. Am J Med (1988); 84: 979-80.
27 - Simons CT, Dessirier JM, Carstens MI, O'Mahony M, Carstens E.: Neurobiological and psychophysical mechanisms underlying the oral sensation produced by carbonated water. J Neurosci (1999); 19: 8134-44.
28 - Morris–Wiman J., Sego R., Brinkley L., Dolce C.: The effects of sialoadenectomy and exogenous EGF on taste bud morphology and maintenance. Chem Senses (2000); 25: 9-19.
29 – Hamosh M., Burns W. A.: Lipolytic activity of human lingual glands (Ebner). Lab Invest (1977); 37(6): 603-8.

30 – Hamosh M.: The role of lingual lipase in neonatal fat digestion. Ciba Found Symp (1979); 18(70): 69-98.
31 – Geneser F.: Histología, 3° ed., Madrid, Editorial Médica Panamericana, 2000.
32 - Moro I., Umemura S., Crago S. S., Mestecky J.: Immunohistochemical distribution of immunoglobulins, lactoferrin, and lysozyme in human minor salivary glands. J. Oral Pathol (1984); 13(2): 97-104.
33 - Farreras P., Rozman C., Cardellach, F.: Medicina interna Vol. I, 15º ed., Madrid, Elsevier España S. A. 2004.
34 - Mandel L., Hamele-Bena D.: Sialoadenosis parotídea alcohólica. JADA ed. Arg. (1998); 2: 45-9.
35 - Ferraris M. E., Arriaga A., Busso C., Carranza M.: Histological study of parotid, submaxillary and von Ebner salivary glands in chronic alcoholics. Acta Odont Latinoamer (1999); 12: 98-102.
36 – Galizzi M., Carranza M., Ferraris M. E.: Morphometrical analysis of lingual, labial and submandibular salivay glands in chronic alcoholics. J Dent Res (2002); 81: B-8 (026)
37 – Carranza M., Carda C., Galizzi M., Ferraris M. E.: Chronic alcoholic's von Ebner gland: morphology and histometry. J Dent Res (2003); 82: C-13 (053)
38 - Severgnini M, Ferraris ME, Carranza M.: Nucleolar organizer regions (NORs) evaluation of lingual salivary glands of chronic alcoholics. J Oral Pathol Med (2002); 31: 585-9.
39 – Bagán J. V., Alapont L., Sanz C., Del Olmo J., Morcillo E., Cortijo J., Milian M. A., Rodrigo J. M.: Alteraciones dentales y salivales en los pacientes con cirrosis hepática: estudio de 100 casos. Med Clin (Barc) (1998); 11: 125-8

Login Form

Agenda

20 Abril 2015 00:00

(Save to cal)

Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Teórico con práctica: 16 sesiones – 80 horas. Inicia: 20/04/2015. 1er. y 3er. lunes de cada mes de 14 hs a 19 hs. Relación Operador: Equipo 1x1.Directora: Dra ROXANA CHIESINO


Read more Cost: Free
Cursos