DURANTE MUCHO TIEMPO SE HA BUSCADO UN INDICADOR QUE PERMITA ESTIMAR CON MAYOR EXACTITUD LA MADURACIÓN DEL INDIVIDUO. PUESTO QUE LA EDAD CRONOLÓGICA NO ES UN INDICADOR DE MADURACIÓN ADECUADO, LA EDAD ÓSEA MEDIANTE EL USO DE LA RADIOGRAFÍA CARPAL O RADIOGRAFÍA DE LA MANO, PROPORCIONA LA INFORMACIÓN NECESARIA PARA DETERMINAR ALTERACIONES EN EL CRECIMIENTO DEL NIÑO

 

Material proporcionado por:

Dra. Estela Isabel González Vázquez.
Odontólogo General, Egresada de la Facultad de Odontología de la Universidad Santa María. Caracas, Venezuela.
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dra. Katherine Landeta Morales.
Odontólogo General, Egresada de la Facultad de Odontología de la Universidad Santa María. Caracas, Venezuela.
Actual Residente del Postgrado de Estomatología Integral del Niño y el Adolescente de la Universidad Santa Maria, Caracas, Venezuela.

ResumenDurante mucho tiempo se ha buscado un indicador que permita estimar con mayor exactitud la maduración del individuo. Puesto que la edad cronológica no es un indicador de maduración adecuado, la edad ósea mediante el uso de la radiografía carpal o radiografía de la mano, proporciona la información necesaria para determinar alteraciones en el crecimiento del niño, ya que allí existen una gran cantidad de centros de osificación, es por ello la importancia de la comprensión e interpretación de la misma. La edad dental al igual que la edad ósea actúa como un índice de maduración biológica mediante la evaluación de la erupción y grado de formación de los gérmenes dentarios a través de una radiografía panorámica.

Abstract

For a long time it has been search an indicator that allows to predict with major accuracy the maturation of the individual. Since the chronological age is not a suitable indicator of maturation, the skeletal age by the use of the carpal radiography, provides the necessary information to determine alterations in the growth of child, because of the big amount of ossification centers that it can shows, that's the reason and importance of the comprehension and interpretation of the same one. The dental age as the skeletal age acts as an index of biological maturation by the evaluation of eruption and grade of formation of the dental bud through panoramic radiography.

Palabras Clave: Edad ósea, edad dental, radiografía carpal, niveles de maduración ósea, huesos de la mano.

Introducción

La edad cronológica no siempre permite valorar el desarrollo de la maduración somática del paciente, por lo que se recurre a determinar la edad biológica, esta se calcula a partir de la edad ósea (índice carpal), dental y morfológica (talla y peso) o del momento de maduración sexual. (1,2)

Para determinar la edad ósea es de gran importancia estudiar una región que comprenda muchos huesos, observando los patrones de osificación y cuya calcificación sucesiva se prolongue desde el nacimiento a lo largo de la infancia y de la adolescencia.

Estos patrones de osificación son los indicadores del momento en que va a comenzar el desarrollo prepuberal y de cuando llega al pico máximo así como cuando disminuye, por lo que se puede hablar de un ritmo de crecimiento, ya que los brotes de crecimiento dependen del sexo y varían con la edad cronológica. Estas variaciones determinan la velocidad y duración del proceso de crecimiento. Por lo general, el brote de crecimiento puberal se inicia en las niñas, entre los 10 y 12 años, y en los varones, entre los 12 y 14 años, con un margen de variación de 3-6 años. Se habla de Trastornos del Ritmo de Crecimiento cuando se produce una desviación de +-2 años entre la edad cronológica y la biológica. (1,2)

Los patrones de osificación se dan de manera ideal a nivel de las manos, ya que de los treinta huesos que componen cada miembro superior, veintinueve están involucrados en su radiografía: diáfisis, epífisis y extremo distal de cúbito y radio, ocho carpianos, cinco metacarpianos y catorce falanges. (3)

Ningún método es totalmente satisfactorio para expresar el grado de madurez, sin embargo el desarrollo esquelético es uno de los recursos más útiles para cuantificarla. Dado que los centros de osificación esquelética presentan un patrón de cambio en tamaño y forma, se les puede identificar y describir con base en radiografías, pero se tiene que tener en cuenta que la determinación de la edad ósea en la radiografía no siempre es exacta. (1,2,3)

Para cada sitio se establece una serie de fases de osificación reconocibles. Se observan y comparan los centros de osificación hasta localizar el estándar que mas se aproxime a la radiografía. Las etapas alcanzadas por los diferentes lugares se promedian para obtener un grado general de osificación, que es una medida de la madurez esquelética del niño. Greulich y Pyle (1959), incluye dos series de estándares radiográficos de la mano y la muñeca (Radiografía Carpal), cada uno representa casi 30 valores de madurez desde el nacimiento hasta la fase adulta para niños y niñas, aparte de estos parámetros, el atlas comprende indicadores de la madurez de huesos individuales y las epífisis, con descripción de sus cambios de maduración, por lo que se puede asignar una edad ósea a cada hueso. (4)

Para obtener la edad ósea es necesario tener como guía:

Tabla 1. Guía para la obtención de la edad ósea

Fuente: Elaboración propia


TOTAL MESES ÷ 12 = _______ AÑOS ÷ NÚMERO DE HUESOS QUE DEBEN ESTAR PRESENTES = EDAD ÓSEA

 

Fuente: Elaboración propia

La Osificación se da de la siguiente manera:

Hueso Grande: 3 meses
H. Piramidal: 2 años
H. Semilunar: 3 años
H. Escafoide y Trapezoide: 3,5 años
H. Trapecio: 4 años
H. Pisiforme: 9 años

Imagen 1. Huesos del Carpo

Fuente: Elaboración Propia

En ortopedia maxilar se ha utilizado el análisis de Bjork (6) (1972), que divide el proceso de maduración de los huesos de la mano en 9 estadíos evolutivos entre el noveno y los 17 años de edad. Las características de osificación se detectan a nivel de las falanges, huesos del carpo y radio. Los estados de crecimiento de los dedos se valoran según la relación entre la epífisis y la diáfisis. Se distinguen tres estadios de osificación de las Falanges.
Primer estadío: la diáfisis tiene la misma anchura que la epífisis. Este comienza aproximadamente 3 años antes del brote de crecimiento puberal.
Segundo estadío (estadío de capuchón): donde la diáfisis rodea a la epífisis a modo de capuchón. Coincide con el brote máximo de crecimiento puberal, y se corresponde con el quinto estadio de maduración del esqueleto de la mano.
Tercer estadío (estadío de U) (U=unidad): donde la diáfisis se osifica con la epífisis. Indica la culminación del brote de crecimiento puberal y se corresponde con el sexto, séptimo, octavo y noveno estadios de maduración de la mano.
Los dedos se denominan con las cifras 1 a 5 a partir del pulgar. (5)

Imagen 2. Huesos de la Mano y Numeración de los Dedos

Fuente: Elaboración Propia

Nomenclatura

1. Diáfisis de la falange distal del pulgar. (DP1).
2. Diáfisis de la falange proximal del pulgar. (PP1).
3. Hueso sesamoideo en la articulación metacarpofalángica del pulgar. (S).
4. Diáfisis de la falange distal del dedo índice. (DP2).
5. Diáfisis de la segunda falange del dedo índice. (MP2).
6. Diáfisis de la falange proximal del dedo índice. (PP2).
7. Diáfisis de la falange distal del dedo medio. (DP3).
8. Diáfisis de la segunda falange del dedo medio. (MP3).
9. Diáfisis de la falange proximal del dedo medio. (PP3).
10. Diáfisis de la falange distal del dedo anular. (DP4).
11. Diáfisis de la segunda falange del dedo anular. (MP4).
12. Diáfisis de la falange proximal del dedo anular. (PP4).
13. Diáfisis de la falange distal del dedo meñique. (DP5).
14. Diáfisis de la segunda falange del dedo meñique. (MP5).
15. Diáfisis de la falange proximal del dedo meñique. (PP5).
16. Diáfisis del primer hueso metacarpiano.
17. Diáfisis del segundo hueso meta-carpiano.
18. Diáfisis del tercer hueso metacarpiano.
19. Diáfisis del cuarto hueso metacarpiano.
20. Diáfisis del quinto hueso metacarpiano.
21. Trapecio.
22. Trapezoide.
23. Hueso grande.
24. Ganchoso.
25. Apófisis uniforme del ganchoso. (H).
26. Piramidal.
27. Pisiforme. (Pisi).
28. Semilunar.
29. Escafoides.
30. Diáfisis distal del Radio. (R).
31. Diáfisis distal del cúbito.

Según el análisis de la radiografía de mano de Bjork, Grave y Brown, 1972, encontramos los siguientes estadios de maduración: (6)

La valoración de la edad dental es esencial para un pronóstico sobre el desarrollo de la dentición. Se determina por 2 métodos: Estado de erupción dental y el estadio de gemación, que se basa en la comparación del estado de desarrollo radiológico de los diferentes dientes frente a una escala de maduración.

De esta forma no sólo se mide la última fase de desarrollo dental, sino todo el proceso de mineralización. La valoración se basa en un sistema de puntuación. Se adjudica a cada diente una puntuación, según su estadio de desarrollo. La suma de los diferentes puntos da el valor de madurez, que se puede convertir directamente en la edad ósea con ayuda de unas tablas convencionales. Cuanto menor es la suma de puntos, menor es la edad dental y viceversa. Este método resulta bastante preciso si sólo se utilizan los dientes del cuadrante inferior izquierdo. Además, la escala de puntuación del grado de mineralización depende del tipo de diente y del sexo del paciente (Tablas 2 y 3).

Tabla 2. Escala de puntuación de los diferentes estadios de desarrollo dental

Etapa 0 = falta de calcificación.

La escala de puntuación del grado de mineralización depende del tipo de diente y del sexo del paciente. Esta tabla se ha elaborado para el cuadrante inferior izquierdo. (7)

Tabla 3. Conversión para determinar la edad ósea tras conocer el resultado del desarrollo dental

J = años. K = niños. M = niñas.

El número de puntos para determinar la edad ósea se obtiene de la suma de los diversos puntos de los 7 dientes del cuadrante inferior izquierdo. Si falta alguno de los dientes que hay que valorar, se incluye en la valoración el diente del lado contrario. (7)

Imagen 3. Escala de puntuación de los estadios de desarrollo dental.

Fuente: Demirjian y cols

A = Calcificación de algunos puntos oclusales sin fusión de las diferentes calcificaciones.
B = Fusión de los puntos de mineralización con detección del contorno dental oclusal.
C = Fin de la formación del esmalte y comienzo de depósito de la dentina.
D = Formación de la corona hasta el límite amelocementario.
E = La longitud de la raíz es mas corta que la altura de la corona.
F = La longitud de la raíz en igual o mayor que la de la corona.
G = Termina la formación de la raíz; el orificio apical continua abierto.
H = Cierre del orificio apical.

Por ejemplo si queremos calcular la edad dental en la siguiente radiografía panorámica, se procede ubicando cada diente en la escala de puntuación de los estadios de desarrollo dental, se anotan en una tabla (Tabla 4) para proceder a totalizarlos y sacar la edad dental basándonos en las tablas de conversión.

Imagen 4. Estadíos del desarrollo dental del Cuadrante Inferior Izquierdo de la radiografía panorámica presentada para este caso

Fuente: Elaboración Propia

Tabla 4. Ejemplo de cómo realizar la totalización de los valores y calcular la edad dental según las tablas de conversión

Fuente: Elaboración Propia

Al buscar el valor (90) en las tablas de conversión para el sexo femenino (caso de la Radiografía) nos da una edad dental de 9 Años 6 Meses. Posteriormente se compara esta edad con la edad cronológica de la paciente y se procede a evaluar si presenta un retraso o adelanto en la erupción dental.

Bibliografía

1. Graber, Swain: Principios Generales y Técnicas Ortodóncicas. Editorial Panamericana. 1992.

2. Donald. H. Enlow: Crecimiento Maxilofacial. 3ra edición Interamericana. Mc Graw Hill. 1990. México.

3. Tenenbaun, Mario: Fundamentos y Técnicas para el Odontólogo General y el Iniciado en la Especialidad. Editorial Intermédica, S.A.I.C.I. 1991

4. Greulich WW and Pyle S. Radiographic Atlas of Skeletal Development of the Hand and Wrist. 2nd Ed. Stanford University Press. Stanford Ca. 1959.

5. Canals M, Valenzuela C, Avendaño A.: Atlas de madurez ósea. Publicaciones Técnicas Mediterráneo. LTD. Editorial Universitaria S.A. Santiago de Chile, 1993.

6. Bjork, Grave y Brown: Maduración y predicción de talla. Atlas y métodos numéricos. Editorial Díaz de Santos, S.A. Madrid. 1991.

7. Demirjian y cols.: Edad Dental y Morfológica año 1973.